Rompiendo el status quo

Rompiendo el status quo

Quien podría haber predicho hace 10 años, el éxito que tuvo la concepción, tanto de diseño de producto como de negocio, de la creación de los celulares inteligentes cómo una máquina multipropósito; en cual, la capacidad para realizar llamadas pasaría a ser algo secundario, y se privilegie la navegación en Internet, como la creación de nuevos programas en específico para estas nuevas plataformas, generando un mercado millonario en programas y un público cautivo dispuesto a pagar para adquirir funcionalidades adicionales vía instalación de software indispensable para sus máquinas, si querían darle un uso más profesional, o dedicado según quiera verse.


La verdadera batalla de Titanes.

Tanto Apple como Google tuvieron la capacidad (que comenzó con la presentación del iphone) de potenciar un mercado que ya estaba dando sus primeros pasos con los dispositivos fabricados por Blackberry (RIM) que ya podían tomar fotografías; reproducir música, grabar video, compartir archivos mediante infrarrojos u otras tecnologías, que al día de hoy, parecen un poco arcaicas, pero que para la época eran la punta de lanza en cada compañía.

A comienzos de la década de los 2000, ya existía hardware capaz, pero el software de los teléfonos de ese entonces era bastante básico, permitiendo un uso utilitario del hardware, y los programas instalables adicionales se limitaban a juegos escritos en Java hechos en su mayoría por Gameloft que parecían los clásicos 8 bits de la generación de consolas (nintendo,sega) de fines de los 80′ y principios de los 90′.

Hoy, y tras numerosos intentos fallidos o que sólo quedan expresados en una marginalidad paupérrima, nada hace dudar que iOS y Android son los ecosistemas móviles que no tienen ningún tipo de contrapeso en el mercado.

De hecho; el diseño del Hardware de estos minicomputadores no sólo permite un control férreo del Software (y por ende del sistema operativo) que corre sobre ellos; sino que dicho control deja a muchos dispositivos desatendidos dentro de poco tiempo, a capricho del fabricante; ya que es virtualmente imposible para un usuario común y corriente actualizar sus dispositivos si no cuentan con el soporte oficial.

En caso de ser Android; aún queda esperanza, porque ciertos dispositivos siguen teniendo soporte extraoficial-por llamarlo de alguna forma- sobretodo aquellos de alta gama o que liberan sus controladores o son partícipes de programas orientados al desarrollador, (como ocurre en el caso de los Sony Xperia y el soporte AOSP en algunos dispositivos), mientras que, en el caso de Apple, simplemente implica que tu celular inteligente debe adornar un museo tecnológico, debido a que luego del tiempo estipulado por Apple es incompatible con las nuevas aplicaciones y por tanto, inútil, ya que los programas y sus actualizaciones dejan el dispositivo como una basura cara y depreciada al máximo.

No sólo hablamos del diseño de un modelo de negocio que tiene a máximizar las utilidades de los fabricantes con una depreciación acelerada y una reutilización casi inexistente, sino que los mismos sistemas operativos no dan todas las garantías, poder, facultad de uso, y dominio sobre el hardware del teléfono como un sistema operativo de escritorio. No sólo eso, sino que en su mayoría, se puede realizar una tarea por vez, y para expandir las funcionalidades del sistema; se requieren complicados hacks, rooteos y otros, que nó sólo exponen al teléfono a lo que se conoce como “Hard Brick”, es decir que quede como un ladrillo inutilizable, sino que en muchos casos significa una causal de caducidad de la garantía comercial del teléfono; lo que coloca a los “power users” en una disyuntiva económica de tipo costo-beneficio en el caso de aplicar hacks a un teléfono nuevo, tope de gama.

Pero, ¿qué pasaría si existiera ese teléfono?

Cómo dije; las trabas existentes en la actualidad en el mundo de los teléfonos inteligentes, tanto por los fabricantes y por los sistemas operativos hacen que sean unos productos poco satisfactorios para los Power User. Sin embargo; siempre puede resurgir alguna esperanza como puede pasar en este caso.

El Proyecto Librem5

Librem5 es un teléfono que está pensado para utilizar un sistema de escritorio (en este caso una distribución GNU/Linux) lo que solucionaría el problema de desactualización del software, sino que se piensa hacerlo modular para permitir que el hardware también sea actualizado conforme aparezcan nuevos componentes. Las características y especificaciones lo acercan a la actual gama media, lo que lo hace un producto algo más caro de lo habitual, pero la libertad que ofrece como plusvalía lo vale en tanto los posibles consumidores, le entreguen tal valor.

Por ahora la campaña, ha recaudado 60% faltando 22 días para su culminación; lo que supone un reto, ya que es del todo o nada.

Características

  • Pantalla de 5 Pulgadas
  • Procesador ARM i.MX6/i.MX8 CPU
  • 3 Gigabit de Memoria de Acceso Aleatorio
  • 32 gigabytes de espacio en disco duro
  • Micro SD
  • Camara (con flash)
  • Bluetooth y conectividad 4g LTE

Opinión Personal

En este momento, está más allá de mis capacidades económicas, pero, de tener el dinero, habría colaborado sin dudarlo. Y ojalá otros proyectos fallidos como Jolla y su tablet no disminuyan la fe en proyectos como éste.

Sitio Web Aquí

Deja un comentario