Lágrimas de Acero

Lágrimas de Acero

Quién no ha imaginado un mundo casi distópico en cual la IA alcance una especie de autoconsciencia que las situé en un plano de igualdad con las entidades biológicas conocidas como homo sapiens. ¿Podrían pensar, tener sentimientos propiamente humanos como amar, odiar, tener miedo, alegría, preocupaciones y sueños?

¿Los Robots pueden Llorar?

Muy en la línea de otros trabajos cinematográficos con preguntas similares respecto a las posibilidades de la Inteligencia Artificial, este cortometraje denominado “Tears of Steel” (Lágrimas de Acero), nombre en clave “Mango” del año 2012, se sitúa en una Amsterdam futurista, uno de los últimos reductos de la resistencia humana, que lucha sin cuartel contra una horda de robots asesinos.

Patrocinado por la Fundación Blender, una organización sin fines de lucro que mantiene quizás el software libre más poderoso para el modelado en 3d, Blender; pudo llevarse a cabo luego de una campaña de financiamiento colectivo; y con fondos del gobierno holandés; como una manera de demostrar que no sólo era posible una pequeña producción cinematográfica ajena a las lógicas imperantes de la industria; sino funcionando como una gran forma de mostrar las capacidades de Blender en cuanto al moldeado de figuras y a la calidad del CGI, en especial, enfocándose a las pequeñas producciones de corte independiente.

Quizás los Robots puedan llorar; o quizás puedan alegrarse, porque el trabajo es de una calidad bastante buena; en el entendido del limitado presupuesto con que contaron.

Reinversión

Otro de los aspectos centrales del filme es su modelo de distribución, ya que la fundación Blender, determinó que las fuentes del cortometraje estuvieran a libre disposición, para cualquiera que quiera revisarlos, por tanto es posible descargar el soundtrack, o ver la película por Youtube, generar trabajos derivados, entre otras tantas posibilidades.


Amsterdam en Tears of Steel

Alma de Metal

La Fundación Blender ha hecho varios cortometrajes, siendo Tears of Steel el único de ellos que utiliza la participación de actores live-action, dándole ese aspecto tan recurrente en todos aquellos filmes de temática ciberpunk.

Fuentes

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *