Un Réquiem por Quitter.se

Un Réquiem por Quitter.se

Lacrimosa dies illa

Qua resurget ex favilla

Judicandus homo reus.

Huic ergo parce, Deus:

Pie Jesu Domine,

Dona eis requiem.

Amen. [1]

Hace ya un mes (o más) que el servidor de Gnusocial llamado quitter.se fue apagado; y todo parece indicar que fue para siempre.

El desarrollador principal y mantenedor del servidor Quitter.se, el sueco Hannes Pannes o simplemente Hannes para los amigos; anunciaba que el servidor se había sobrecargado por un defecto del software en la gestión de las bases de datos, que, en el caso específico de ese servidor eran enormes, dando por resultado que la máquina se encontraba consumiendo más energía de la habitual; como también sufría de aumentos de temperatura y otros síntomas que indicaban la sobrecarga de trabajo, razón por la cual, se optó por apagarlo.

En efecto, publicaba en su proyecto espejo quit.im lo siguiente:

Tuvimos que apagarlo porque está completamente sobrecargado. Estamos pensando qué hacer, los costos son tan altos y [ya] no tenemos mucha motivación para trabajar con él [el servidor] en este momento, lo siento 🙁
Si decidimos cerrarlo, al menos, lo tendremos en línea [durante] un tiempo, para que la gente pueda exportar sus datos.
Me gustaría tener más energía para trabajos de programación, pero lo único que quiero es andar en bicicleta.


Rumbo al Valhalla. Créditos arturoanaya.

Sin embargo ¿qué fue quitter.se? ¿Por qué fue lo suficientemente importante para mí como para tomarme el tiempo de escribir una entrada en el blog?

Más allá de las apariencias

Podría decir muchas cosas. Sin embargo, siempre hay que empezar desde el comienzo.
He abordado la historia de GNUsocial varias veces en el blog,en especial en la traducción que hice de un post de Robek por tanto me remito a lo dicho, para resumir, la historia del microblogging libre se remonta más o menos al año 2007 cuando se liberó la primera versión de Lacónica; que con el tiempo pasó a llamarse StatusNet (nombre con el cual aún aparece en algunas aplicaciones de Android como Twidere), para ser renombrado GnuSocial alrededor del año 2013.

Ese año, un terremoto sacudía el mundo del microblogging libre, ya que Identi.ca, el servidor web que había sido Statusnet por antonomasia, cambiaba de protocolo a ActivityPub, usando un nuevo software denominado pump.io, llevando consigo a la mayoría de los usuarios que en ese entonces usaban el Microblogging Libre basado en el protocolo Ostatus (StatusNet), quedando GnuSocial sin su buque insignia.

No pasó mucho tiempo, puesto que ese espacio fue ocupado por nuestro protagonista de hoy, el servidor Quitter.se, que era un servidor de GNUSocial como cualquier otro; pero que incorporaba ciertas innovaciones que lo hacían mucho más amigables con aquellos que buscaban una interfaz más similar a lo que ya ofrecía el sitio del pajarito azul (¿o celeste? nunca me quedó del todo claro.) Dicha “nueva apariencia” llegaba a través de un plugin denominado por Hannes como qvitter; que le dio a los servidores GNUSocial un nuevo aire.


Ésta debe ser la última captura de pantalla de mi perfil en quitter.se

Prefiero Morir Libre que vivir encadenado

Y ahí llegué, durante un frío invierno austral de 2014, el día 14 de Julio, quizás medio año después de abrir mi perfil de diaspora*, imbuído por un frenesí de prefiero morir libre que vivir encadenado; que siempre rodea la mitad de mis acciones. Sin embargo, todo parecía normal, más o menos, una red social en donde lo interesante ocurría en Inglés; sólo habían tópicos relacionados con el software libre o programación y no mucho más allá. Pero todo eso iba a cambiar.

E iba a ser un cambio del cielo a la tierra.

El berrinche de una influencer que cambió la apacible vida de quitter.se (y la mía)

Era el Verano de 2015. Al menos, era el verano austral; en el otro lado del mundo se vivía un invierno frío y propicio para lo que iba a venir.

Como he dicho, quitter.se otorgaba una funcionalidad bastante aceptable para gente como yo, que está bastante acostumbrada a vivir con ciertas dificultades en los programas o alternativas a los programas utilizados por la mayoría, simplemente porque considero que dichas dificultades son el precio que tengo que pagar para ser lo más consecuente con mis ideales, más que estar o no donde todos están.

A mediados de Enero; una twistar (término de ese tiempo para influencer) española llamada Barbijaputa sufría la censura de Twitter porque, bueno, no tengo idea; pero ella a través de una columna en un diario Español denunció a Twitter por haberla censurado, y clamaba a todos los vientos que se iba a otra red social, exigiendo a Twitter que le devuelva su cuenta en un tiempo perentorio. El servicio escogido por Barbijaputa fue GnuSocial, y en concreto, el servidor, quitter.se.


Pd: mi crítica a la ideologización del software está aquí.

Por mi parte; aún no logro entender cómo hay gente que aún cree que estos servicios masivos en línea están obligados a prestar un servicio, como si fueran una especie de espacio público al cual todos tienen acceso, sin ningún tipo de restricción como si fuera lo mismo que juntarse en una plaza a conversar.

Sin embargo, twitter es más como un concierto de Lollapalloza; en el cual hay mucha gente, pero cuando se termine el espectáculo o -en este caso- no le seas útil a los intereses de la compañía o problemático para la misma; ellos simplemente te censuraran y no tienes por qué reclamar al respecto, sino comprender que la culpa está en ti por creer que era un espacio público para el público y no entender que es un espacio privado abierto al público.

Volviendo al tema; la paralización injustificada de Twitter a a la cuenta de Barbijaputa, debido a una denuncia en su contra por una opinión acerca de los enfermos de hepatitis c, (sigo pensando que ellos pueden hacer lo que quieran con su servicio, pues es de ellos); su posterior berrinche público y el anuncio que ahora publicaría en un servicio similar pero sin censura hizo que miles de usuarios Twitteros españoles y algunos de habla hispana del otro lado probaran qué cosa era este Quitter del que tanto se estaba hablando, lo que significó cerca de 2000 cuentas registradas en par de días; caídas del servidor, denegaciones de servicio y otros varios problemas que a la postre significaron muchos contratiempos. La Conquista Española de las redes libres se había iniciado; o eso pensábamos muchos. En un par de días sólo se veía castellano en las línea de tiempo; las publicaciones en inglés se habían reducido al mínimo proporcionalmente, y los temas eran de lo más variado. En lo personal, yo ayudaba a gente a entender qué cosa era la federación, qué cosa era gnusocial o qué significaba que se estaba usando software libre. Creo que me pasaba los días explicando lo mismo una y otra vez.

El idilio que terminó o la conquista española que nunca fue


En GnuSocial no había impacto, ni figuración, por tanto los Españoles se devolvieron raudos a los Puertos de Twitter

Todo cambió. Posteriormente, a Barbijaputa le levantaron el castigo; volvió a twitter y ahí se quedó hasta hoy. Tiempo en tiempo amenaza con regresar, pero por suerte nunca ha cumplido su palabra.

Según lo que recuerdo; Barbijaputa alcanzó a estar dos meses en GNUSocial, y la gente que la siguió, al menos hasta abril. Con seguridad podría decir que ya todo había vuelto a la normalidad luego de 6 meses pasado el evento.

Algunos usuarios de lengua castellana se quedaron, pero no por mucho.

Muchas veces pensé por qué había fallado la migración o por qué había tenído un efecto péndulo y éstas son mis razones:

1. Poca adecuación del software de GNUsocial al nuevo panorama móvil.


Ahh, mi viejo android 4.1 y Firefox Mobile eran la mejor forma de usar GS

En ese tiempo; para usuarlo solo existían tres aplicaciones, dos de ellas no eran exclusivas, por lo que se requería un conocimiento o paciencia para configurarlas adecuadamente, a lo que el usuario medio que no tiene o no está dispuesto a, generando decepción al encontrarlo un procedimiento complicado. Ello se suma a que la navegación en móviles no era fluida y requería constantes cargas de las páginas para tener una experiencia similar a la que ofrecía una aplicación de nivel medio en Twitter.

2. La apatía de la gente de GNUsocial

La verdad es que sigue hasta hoy. En las redes sociales libres puedes poner lo que quieras; decir lo que quieras, hacer lo que quieras, pero no tendrás relevancia, ni aprobación social porque a nadie le interesa lo que escribes, sino tangencialmente. Barbijaputa, por ejemplo, no tuvo el mismo poder de convocatoria que en Twitter; y transformarse en alguien popular, pero igual que el resto, no era algo de su gusto.

3. No se buscaba la libertad, sino probar algo nuevo

La libertad es lo que permite que gente como yo use programas libres aunque carezcan de funcionalidades, sean más rústicos; o haya que ingeniárselas para usar ese programa o servicio. No nos importa que no las tenga, porque nuestro interés es usar algo que sea acorde con nuestros ideales. Si no lo es, simplemente no lo usamos. Pero si no se tiene esta idea tan fija, lo más probable es regresar a los servicios que tanto renegamos. La gente que vino con Barbijaputa, se devolvió con Barbijaputa.

4. Los cambios en el desarrollo no fueron lo bastante rápidos para satisfacer las demandas de los nuevos usuarios. La migración tampoco aportó desarrolladores a GnuSocial

Bueno, la migración no significó una migración proporcional de desarrolladores que colaboraran con clientes nuevos, aportes nuevos u otros.

Muchos de estos errores y quizás alguno que otro más fueron tomados en cuenta por la gente de Mastodon, quienes crearon un software más acorde con lo que pedía la gente y en consecuencia, en su primer año alcanzaron el millón de usuarios en comparación con los 360.000 que había alcanzado GNUSocial en 4 años o tal vez más.

El Principio del Fin


Créditos.

Ya en 2016, GnuSocial en general y Quitter.se en particular, se había vuelto a la normalidad. El castellano había desaparecido de las líneas de tiempo de los servidores, salvo críticas a los políticos españoles de turno, cosa que a mí, como chileno, me molestaba sobremanera. Digo, hay muchos temas, pero leer tanto la misma cosa, cansa.

En octubre de ese año, se liberaba Mastodon, software de microblogging que viviría su momento de gloria en abril de 2017 cuando se registraron oleadas migratorias de gran magnitud con una tasa de permanencia mucho más altas que las registradas por quitter.se, dos años atrás, contando en la actualidad una comunidad viva de usuarios y desarrolladores, un universo creciente de programas y aplicaciones, muchos otros desarrollos relacionados, que siguen mejorando dicho software de forma incremental.

A medidados del año 2017, Hannes, en un acto de nostalgia y cuando Mastodon aparecía por todos lados, subía una imagen de una captura de las noticias españolas que daban cuenta de la migración a quitter.se y a otros servidores de GNU Social.

En Julio de 2017; el servidor quitter.se experimentó continuas caídas y estaba fuera de línea la mayoría del tiempo, una de ellas por un inusual ataque de avispas que atascaron el ventilador del servidor, teniendo Hannes que ir en Bicicleta por 7 kilómetros para arreglarlo y poner el servidor de nuevo en línea. Todo ello me obligó a buscar otro nodo, animándome a probar Mastodon por primera vez, migrando a dicho software de manera definitiva, haciendo uso de Niu, y por ende, utilizando quitter.se de forma muy esporádica.


El invierno llegó al Quitter World [2] Créditos.

En Mayo de 2018, Quitter se había transformado en un servidor fantasma con una base de datos enorme que poca gente utilizaba y un administrador depresivo, que devino en la sobrecarga del servidor, apagándose -al menos- de forma indefinida.

El momento de Quitter.se había pasado.

Como dijo una persona que fue muy importante para mí y que conocí en esa oleada migratoria…

¿Me enseñas a prescindir del tiempo?

Quizás no sepa prescindir de él como me pediste, ni pueda enseñarlo, por no poder hacerlo. Pero sé que puede detenerse un momento en mi mente y corazón -al menos- hasta que el alzheimer o la demencia senil me priven de mis recuerdos.


[1]

Día de lágrimas será aquel renombrado día
en que resucitará, del polvo
para el juicio, el hombre culpable.

A ése, pues, perdónalo, oh Dios.
Señor de piedad, Jesús,
concédeles el descanso.
Amén.

[2] Otro gran nodo de Gnusocial, Quitter.no anunció que cerraba sus puertas para siempre en los mismos términos que Hannes Pannes.

Deja un comentario