Camino al Exilio

Camino al Exilio

Una Utopía como cualquiera

Estamos en un futuro distante. Hace cientos de años que nuestra civilización tal como la conocemos, sucumbió luego de milenios de mejoras incrementales, debido a la depredación sin igual de los recursos naturales, transformando al Planeta Tierra en un yermo semidespoblado -o desierto- en el que, sólo las ruinas de populosas ciudades, parecen romper el desolado paisaje de polvo y arena. La humanidad trató de buscar una solución, no sólo a su problema de sobrepoblación, sino que también a la forma más económica de mantener a la humanidad.

Con la tecnología alcanzada al momento, se decidió que la única opción era virtualizar la personalidad de cada uno de los habitantes del planeta. A cada habitante se le asignó un espacio de memoria, cantidad a la que se debía reducir las experiencias sensoriales virtualizadas de cada individuo. Mientras más cantidad de memoria; mayor poder en la sociedad virtualizada y status.

Toda la información se envió a un servidor gigante localizado en una nave espacial que orbita alrededor del Planeta Tierra. El 98% de las personas aceptaron la nueva situación y virtualizaron sus personalidades, naciendo el sistema DEVA, el cual contaba con sus propios órganos consultivos y sus agentes policiales, quienes resguardaban el orden dentro del sistema.

La Intromisión

Sin embargo; esta utopía cibernética fue interrumpida por un cracker simplemente conocido como Frontier Setter, que vulneró los firewalls de DEVA, extendiendo un mensaje a todos los seres humanos, usuarios de dicho sistema, con el siguiente mensaje rupturista: La posibilidad de un nuevo mundo; donde no exista límite de memoria, ofreciéndoles la oportunidad de abandonar ese mundo virtual, nuevo mundo que podría estar a su alcance si se unían a él, en los viajes de exploración espacial que proyectaba realizar.


Angela,Fuente.

Angela Balzac es comisionada por la cúpula dirigente de DEVA con el fin de viajar al Planeta Tierra, abandonando el mundo cibernético, y ubicar al cracker causante la intromisión, con el objetivo de erradicar la posible amenaza que significa la existencia de Frontier Setter, al poner en riesgo crítico el principal soporte vital de la humanidad.

Para ello; usan una tecnología de sintetización orgánica, que tiene la facultad de fabricar (o crear) un cuerpo humano a Angela, al cual se le inserta su personalidad, con lo que puede viajar al mundo “material” y encontrarse con Dingo; el cazarecompensas perteneciente a ese 2% de seres humanos que no quisieron abandonar el Planeta Tierra, quien es comisionado por Deva, guiar a Angela a finalizar la operación de forma exitosa.

Desterrados del Paraíso

Así comienza 楽園追放 [Rakuen Tsuihō] o Expelled from Paradise (Expulsados del Paraíso) , con una trama interesante, que si bien se promociona como una película de Mechas común y corriente; dista mucho de darle primacía argumental a un enfrentamientro entre engranajes mecánicos, dejando el uso de los robots gigantes para las secuencias iniciales y finales. Por el contrario, esta película se centra, más bien, en la búsqueda y el significado del yo y del “ser” humano.

¿”Ser” un humano?

¿Qué es ser un humano? ¿Pensar? ¿Tener un cuerpo material? ¿Tener emociones? ¿Tener sueños y objetivos?


Dingo

Creo que estas son las principales preguntas de una película, que trata de lograr que el espectador piense acerca su propio lugar en el mundo, notándose la mano de Gen Urobuchi y una que otra reminiscencia de algunos de sus trabajos anteriores como guionista de Psycho Pass y Gargantia in the Verderous Planet; combinándose un poco de drama detectivesco; conflictos psicológicos y, en especial, conflictos entre las diferentes cosmovisiones de los personajes.

Conclusión

Completamente recomendable. Es una película entretenida que aborda temas profundos; cuyo único defecto es abordarlos de manera superficial.


[1] Devas son seres sobrenaturales benevolentes en la mitología hindú. Su primera aparición consta en los Vedas, los libros base de dicha religión. El dios Indra es su líder.

Deja un comentario