Nunca Muerto del Todo

Nunca Muerto del Todo

Quien iba a pensar que en menos del un año, luego de mi primera entrada en la que contaba con desazón los últimos estertores y cómo había dejado de existir el sistema Móvil Firefox OS creado por Mozilla, que, después de los numerosos y fallidos intentos de sus principales socios, en especial de Telefónica en términos de publicidad; el código del sistema sufriera una reconversión y surgiría de las cenizas. No habló aquí de las SmartTv’s que produce LG, que también contienen un fork del sistema del panda de fuego; sino más bien de otro intento; que por el momento sólo puedo calificar de audaz para volver a la carga en el mismo sector donde había fallado, pero con un enfoque completamente diferente.

Hace unas semanas me enteré en el grupo de Telegram de B2G, o servonk (como se llama ahora [1]), la existencia de un nuevo fork de Firefox OS, llamado KaiOS, un sistema optimizado para celulares con pantalla no táctil (¿resistiva?) de bajo costo, destinados para países en los cuales no se busca estar conectado las 24 horas, sino simplemente una conexión que mejore las comunicaciones, una batería con una autonomía casi de 17 días (!), y dispositivos resistentes que los hacen ideales para lugares en los cuales no existe mucho acceso a la energía eléctrica, donde las largas distancias son recurrentes, o las comunicaciones son difíciles, el llamado sector de los feature phones o teléfonos básicos, cuya función principal no es la (hiper)conexión a internet; sino llamar. Conservando los (ya) viejos patrones de principios de la década del 2000, contrario a lo que se pudiese pensar; estos teléfonos no han desaparecido del todo, sino que, tal como un viejo taxón biológico, se han adaptado para funcionar en las condiciones más adversas posibles, en las que los smartphones actuales son sólo un juguete caro, inútil y difícil de obtener.

Es así como kaios logra la hazaña ya intentada por el difunto Firefox OS de correr con soltura en teléfonos con 256 MB Ram

Al parecer, KaiOS cuenta con mucho más apoyo del que su antecesor jamás tuvo; ya que el mismo Google puso muchos verdes sobre la mesa, como también se comprometió a portar sus aplicaciones al nuevo sistema. Quizás el mayor sarcasmo de todo esto, sería ver un Chrome corriendo en un Firefox OS.

Me gustaría hablar más sobre el sistema, pero como lo que diría no es de primera fuente, prefiero dejar los respectivos enlaces.

Deja un comentario